Capturan a la ‘Tía KN’, que vendía drogas dentro de mascarillas quirúrgicas

Comercializaba mariguana y cocaína; aseguró que lo hacía para pagar la la rehabilitación de su hijo adicto a esas sustancias

0

En perú, el Escuadrón Verde de la Policía Nacional permitió la captura de una mujer acusada de microcomercialización de droga en el distrito de Puente Piedra. La detenida escondía la mercadería ilícita en mascarillas quirúrgicas para prevenir los contagios del COVID-19 y aseguraba que lo hacía para pagar la rehabilitación de su hijo que era adicto a estas sustancias.

El escuadrón motorizado de operaciones especiales la detuvo en un parque ubicado en la cuadra 15 de la avenida Santa Rosa. Cuando le pidieron abrir el bolso que tenía, se dieron con la sorpresa de que guardaba varias mascarillas envueltas. Dentro de los tapabocas, los efectivos hallaron envoltorios de droga tipo ‘quete’ y bolsas de marihuana, por la que la bautizaron con el alias de la ‘Tía KN’.

La detenida fue identificada como Ana María Curse Riquelme, de 45 años. Pese a ser detenida con la droga entre sus pertenecías. La mujer negó, en un primer momento, ser vendedora de drogas.

“Vino una chica y me dejó esos paquetes en la bolsa y me dijo ‘véndelos’. Era una chica que se llama Blanca. Ella vende droga”, dijo a la Policía tras ser detenida. Además, insistió en que los estupefacientes estaban en su poder porque, supuestamente, otra mujer le había pedido que vendiera la droga.

Sin embargo, la Policía indicó a América Noticias que Ana María Curse tiene antecedentes y no es la primera vez que es capturada.

En esta ocasión, le encontraron en total 119 ‘quetes’ de pasta básica de cocaína, seis bolsas de marihuana y siete papelitos con clorhidrato de cocaína. Ana María Curse fue trasladada a la Depincri de Puente Piedra.

Lo más insólito de la captura de la mujer fue el motivo con el que justificó la venta de droga que realizaba.

Ana María Curse aseguró que tenía un hijo que se encontraba en un centro de rehabilitación porque era adicto a las drogas. Paradójicamente, ella vendía esas sustancias adictivas a otros jóvenes para pagar la recuperación de su hijo.

“Me han agarrado en un momento vulnerable porque necesito pagar el centro de rehabilitación de mi hijo. Esa es la verdad”, señaló a la policía entre lágrimas y asegurando que está arrepentida.

Vía: Infobae 

(Visited 173 times, 1 visits today)
Comments
Loading...